NorfiPC
NorfiPC » Cuba » San Miguel de los Baños

San Miguel de los Baños y sus manantiales medicinales


Compartir en Google Compartir en Facebook Compartir en Twitter Pinear imágenes en Pinterest
El Balneario de San Miguel, sus aguas minerales y curativas, la Ermita del Cristo Crucificado en lo alto de la Loma del Jacán, su escalinata y otros sitios de interés en el pueblo. Historias del antiguo Paraíso de Cuba y encantos naturales del lugar.
Paisaje de San Miguel de los Baños desde la Ermita del Cristo Crucificado, en lo alto de la Loma del Jacán. A la izquierda el antiguo Hotel Balneario.
San Miguel de los Baños y sus manantiales medicinales
San Miguel de los Baños es un pequeño pueblo de Cuba hoy casi olvidado, pero que en la primera mitad del siglo pasado se le conocía como el "Paraíso de Cuba".
Alcanzo mucha fama debido a sus manantiales de aguas minerales que son medicinales y curativas.
Situado a 30 kilómetros al sureste de la Ciudad de Matanzas, en un bello valle a 80 metros sobre el nivel del mar, está rodeado de elevaciones, con un microclima propio y vegetación autóctona, se convirtió en el pasado, en el principal de los balnearios del país.
Aún conserva sus encantos naturales, pero la gran mayoría de las instalaciones se encuentran en ruinas y abandonadas y otras con un alto nivel de deterioro, es inevitable que desaparezcan, si no se emprende alguna acción de conservación.
El antiguo bello pueblo, uno de los más lindos y originales de Cuba hoy solo es un recuerdo de lo que un día fue.
Irónicamente aunque se encuentra a solo 35 km de Varadero, el principal polo turístico del país, la inmensa mayoría de los visitantes ignora que tienen cerca tan maravilloso lugar.
Después de recorrer personalmente San Miguel y admirar todos sus sitios históricos y naturales, compartimos este artículo en el que describimos el lugar, con todos los cubanos y otras personas interesadas por las maravillas y la historia de nuestro país.



Breve historia de San Miguel de los Baños


Ordenamos de forma cronológica los sucesos que hicieron que San Miguel de los Baños se convirtiera en el principal de los balnearios de Cuba en el pasado y un lugar de descanso.

El negro Miguel y los manantiales milagrosos de San Miguel


Según una antigua leyenda, el lugar debe su nombre a un negro esclavo llamado Miguel y también conocido como el negro de la cueva.
Se trataba de un negro esclavo fugitivo que llego al lugar, huyendo de un cercano ingenio azucarero donde trabajaba.
En malas condiciones de salud, lastimado y lleno de cicatrices de los azotes recibidos, se ocultó en una de las cuevas del valle, en aquel entonces deshabitado y solo salía por las noches en busca de alimento y se bañaba y bebía agua en un arroyo que nacía en un manantial del lugar.
Pocas semanas después Miguel se había repuesto completamente y milagrosamente las cicatrices habían desaparecido. Se cuenta que volvió al ingenio y conto su historia.
Después de aquello y tras comprobar las propiedades curativas de las aguas, los dueños de los Ingenios de la zona, enviaban al lugar en tiempo muerto (periodo en el que no se procesaba caña), los esclavos en malas condiciones.
Para eso crearon un grupo de chozas, lo que constituyo el primer asentamiento primitivo en el lugar.
Con el tiempo los manantiales de aguas minerales alcanzaron mucha fama.
En 1863 se llevó una muestra de las aguas a España para su análisis químico, donde se confirmó que contenían varios elementos que las hacían medicinales y curativas para muchas dolencias.
A partir de ese momento comenzó el florecimiento inicial de San Miguel.



La Ermita de San Miguel de los Baños


Una acaudalada señora de la Habana, cuyo nombre los historiadores no han logrado conocer, llego al lugar a comienzos del siglo XX con si hijo enfermo, con la esperanza de curarlo con las aguas del lugar.
Hizo la promesa que se si el hijo se curaba, crearía un monumento a Cristo en la cima de la Loma del Jacán, la elevación más alta del lugar situada cerca de los manantiales.
Después de pasar unas semanas el muchacho quedo completamente restablecido, por lo que la señora mando a tallar en ébano negro, un Cristo en una cruz a tamaño natural.
La obra fue situada en lo alto de la Loma del Jacán, a trescientos dieciséis metros sobre el nivel del mar, cerca del milagroso manantial en el lejano año 1918.
Estatua del Cristo Crucificado en ébano negro, situada dentro de la Ermita en lo alto de la Loma el Jacán, la más alta de San Miguel de los Baños.
Estatua del Cristo Crucificado en la Ermita de la Loma el Jacán en San Miguel de los Baños
Para protegerla de los elementos naturales se creó una pequeña ermita, una construcción de piedra de forma circular, la que se puede ver desde todo el pueblo, el valle y desde la carretera de acceso a San Miguel, varios kilómetros antes de llegar.
Ermita de San Miguel de los Baños desde el pueblo.
Ermita de San Miguel de los Baños desde el pueblo
Desde entonces la Ermita de San Miguel se convirtió en un lugar de peregrinación, al que acudían a llevar ofrendas todos los visitantes.
Ermita creada para albergar la escultura del Cristo Crucificado, en lo alto de una loma en San Miguel de los Baños. Se encuentra clausurada por una reja, pero se puede ver en el interior la imagen del Cristo.
En la parte inferior de la foto Tobita, la mascota del autor, inseparable de sus viajes.
Ermita del Cristo Crucificado, en lo alto de una loma en San Miguel de los Baños
Todos los enfermos con fe religiosa, además de bañarse en las aguas medicinales le pedían a Jesucristo de la misma forma que la señora lo hizo años atrás y la subida hasta la Ermita era una especie de sacrificio de fe.
Años después se creó una escalinata de escalones de piedra, que facilitaba el acceso hasta la cima de la loma donde se encontraba la Ermita.



Auge y florecimiento de San Miguel de los Baños


A partir de los hechos ya descritos comenzó el verdadero auge y florecimiento de San Miguel de los Baños. El pueblo comenzó a crecer de forma acelerada.
Se comenzaron a construir casas de forma ordenada, usando un modelo de urbanización que tomaba como centro la ubicación de los manantiales, con calles anchas y amplias y bastante arbolado.
Se importaron desde Estados Unidos elementos prefabricados de madera que permitían construir bungalows al estilo sureño, en pocos días.
Algunas casas se hicieron de piedra de una o varias plantas.
Muchas de estas construcciones eran casas de descanso o para vacacionar, de personas adineradas de la Habana o Matanzas.



El Hotel Balneario de San Miguel de los Baños


Desde que comenzaron a acudir personas a San Miguel, buscando auxilio de sus aguas minerales y medicinales para la curación de alguna dolencia, se comenzaron a crear instalaciones de alojamiento.
Llegaron a existir 5 hoteles en la zona, el Hotel Cuba (1926), el Hotel Villaverde (1925), el Hotel San Miguel (1910), pero el mejor de ellos que es un símbolo del lugar, es el Hotel Balneario de San Miguel de los Baños.
Está situado de forma privilegiada a la entrada del Valle y fue construido en el lugar donde se encontraban los manantiales principales.
Es un edificio de tres plantas de estilo renacimiento, con 4 hermosas cúpulas en su parte superior.
Entrada al antiguo Hotel Balneario de San Miguel de los Baños, hoy en ruinas.
Entrada al antiguo Hotel Balneario de San Miguel de los Baños
Para crearlo, el Doctor Manuel Abril Ochoa que había comprado los terrenos del lugar, viajo a Italia y contactó con el Ingeniero Alfredo Colley, que había trabajado en la construcción del Balneario Monte Carlo en ese país.
El hotel se hizo a semejanza de esa edificación, por lo que el visitante al llegar, se siente transportado a otro ambiente geográfico.
En la parte posterior se creó un bello jardín con varias instalaciones para bañarse, surtidas con los manantiales de aguas minerales y un hermoso parque lleno de vegetación que invitaba al descanso.
Jardines y área de baños en la parte de posterior del Balneario de San Miguel. En primer plano se ve una de las tantas pocetas donde los visitantes se bañaban en las aguas medicinales del manantial.
Jardines y áreas de baños situadas en la parte de atrás del Balneario de San Miguel



La Escalinata de la Ermita de San Miguel


Para facilitar el acceso cada vez mayor de los visitantes de San Miguel a la Ermita, se construyó en 1944 en la falda de la Loma del Jacán, una enorme escalera que costa de 444 escalones de piedra.
Posee 14 amplios descansos, identificados con las 14 estaciones de la Via Crucis, el largo camino que recorrió Jesucristo con la cruz encima, hasta el Calvario donde fue sacrificado.
Escalinata para subir a la Ermita de la Loma El Jacan en San Miguel de los Baños. Se pueden ver como son los 14 descansos, que representan las Estaciones del Calvario de Cristo e incluyen cada uno una lápida representativa y asientos.
Escalinata para subir a la Ermita de la Loma El Jacan en San Miguel de los Baños
Cada descanso posee una gran placa esculpida con imágenes del Calvario de Cristo. Fueron hechas por el escultor cubano Manuel Carbonell y subidas con mulos por los habitantes del lugar.
La Escalinata fue inaugurada el viernes Santo, 19 de Abril de 1944.
La Escalera y la Ermita han sobrevivido todos estos años.
Siguen subiendo hasta la cima de la loma, los enfermos, sus familiares, los que se han curado con las aguas milagrosas y los visitantes que desean conocer la Ermita y admirar la hermosa vista que se divisa desde allí del pueblo y del Valle de San Miguel.



San Miguel de los Baños actualmente


El caudal de los manantiales medicinales de San Miguel de los Baños, con los años ha mermado considerablemente.
No obstante aún se puede acceder a una instalación en la parte trasera del antiguo Balneario, donde los visitantes y los pobladores del lugar llenan vasijas del milagroso líquido.
El envasadero fue creado cuando la construcción del Balneario. Es una especie de salón, tres metros bajo la superficie al que se desciende por una escalera.
Allí existe una fuente donde brota constantemente el agua mineral del manantial.
Sala del envasadero de aguas del manantial del Balneario de San Miguel de los Baños. Aquí se llenan las vasijas del agua mineral y medicinal que brota a través de una fisura volcánica, desde las entrañas de la tierra.
Sala del envasadero de aguas del manantial del Balneario de San Miguel de los Baños
Actualmente acuden allí personas de toda el área cercana y hasta de lugares distantes del país.
No es posible tomar baños, como lo fue en el pasado, pero si llevar el agua.
Llenando vasijas del agua mineral del manantial de San Miguel, para llevar a casa. El agua es superior en calidad y componentes, a la que podemos encontrar en el mercado.
Llenando vasijas del agua mineral del manantial de San Miguel, para llevar a casa
Como se puede ver en las fotos el antiguo Hotel Balneario de San Miguel de los Baños, hace muchos años está abandonado y actualmente está en peligro de derrumbe, por lo que el acceso a la edificación es peligroso y está prohibido.
No se conoce de alguna intención de restaurarlo, ni de conservarlo.
Los jardines del balneario en la parte posterior, de gran belleza, con una hermosa vegetación, sufren del mismo abandono.
Igual suerte corren las edificaciones del pueblo.
La antigua Iglesia se encuentra en peligro de derrumbe.
Antigua Iglesia Católica de San Miguel de los Baños, dedicada a San Miguel Arcángel, fue edificada en 1924. Actualmente muy deteriorada, está cerrada debido a peligros de derrumbe. A lo lejos se puede ver la Ermita, cuya escalinata está orientada en línea recta hacia la iglesia.
Antigua Iglesia Católica de San Miguel de los Baños
Tres de los antiguos hoteles desaparecieron completamente y el cuarto situado frente al Balneario se convirtió en viviendas.
La gran mayoría de las casas antiguas del pueblo están muy deterioradas, salvo algunas conservadas milagrosamente por sus propietarios.
Villa Teté, antigua vivienda de madera en San Miguel de los Baños
Antigua vivienda de madera en San Miguel de los Baños
Aún se conservan algunas casas en las que se empleó la piedra como material de construcción, que las hizo más duraderas.
La Casa de Piedra de San Miguel de los Baños, antigua construcción ecléctica de 1930. Era una casa de descanso de un comerciante habanero. Situada a un costado de la Iglesia, actualmente aloja el Palacio de Pioneros. En la foto se pueden advertir el ancho de las calles del poblado.
La Casa de Piedra de San Miguel de los Baños
Como decíamos anteriormente La Ermita y su Escalinata se conservan, aun sin ayuda alguna, porque ni siquiera la maleza y la hierba que las envuelve se preocupan en quitar.
Se puede acceder en auto hasta la misma base de la escalera y subir sin dificultad los casi 200 metros en solo algunos minutos.
El camino de acceso de hormigón sigue por medio kilómetro más, hasta una estación de comunicaciones en la cumbre, desde donde se admira una hermosa vista.
Toda la loma ha sido reforestada con ejemplares del Pino Cubano (Pinus cubensis), especie endémica de las alturas de la región oriental del país.
Descendiendo por el camino de la Loma del Jacan en San Miguel de los Baños, que sube hasta una estación de comunicaciones. Se puede ver que los alrededores están cubiertos del Pino Cubano.
Descendiendo por el camino de la Loma del Jacan en San Miguel de los Baños
A lo largo de la vía se pueden encontrar silvestres muchas plantas de gran valor para los amantes de la naturaleza, incluyendo orquídeas.
Admirando las plantas silvestres endémicas en los alrededores de San Miguel de los Baños.
Plantas silvestres endémicas en los alrededores de San Miguel de los Baños
No obstante a todo lo anterior, San Miguel de los Baños todavía conserva el estilo pintoresco que gozó durante muchas décadas y todavía se está a tiempo de salvarlo.
Podría convertirse en uno de los más bellos y atractivos de toda Cuba, si existiera la voluntad y los recursos para restaurarlo.

Propiedades de las aguas medicinales de San Miguel de los Baños
Las aguas minerales de los manantiales medicinales de San Miguel de los Baños, brotan de una falla abierta entre las rocas volcánicas.
Poseen diferentes componentes minerales y se pueden emplear en la terapéutica como baños, para curar diferentes enfermedades en la piel, además se pueden tomar.
El agua de los manantiales situados en el Balneario de San Miguel contiene:
- Un 60 % de Minerales, entre ellos hierro, calcio y magnesio.
- Azufre en estado coloidal, lo que les confiere su olor característico.
- Además son radioactivas, alcalinas y bicarbonatadas.
Son recomendadas para diversas enfermedades en la piel como la psoriasis, dermatitis, las causadas por todo tipo de hongos y muchas otras.
Son excelentes para emplearlas de forma oral. Benefician las vías digestivas, urinarias, sirven para combatir la anemia, gastralgia, dispepsia, diabetes, urticaria, clorosis, nefritis, neurastenia, etc.
Antes de tomar se deben dejar reposar y refrigerar durante algunas horas, tras lo cual pierden su olor desagradable.

Ubicación de San Miguel de los Baños y como llegar


San Miguel de los Baños se encuentra en un valle intramontano en la provincia de Matanzas, rodeado de elevaciones que forman el extremo este de las Alturas de Bejucal - Madruga - Coliseo.
Se accede tomando una carretera de 7 kilómetros que nace en el pueblo de Coliseo, el que se encuentra en la Carretera Central, a 25 km al este de la ciudad de Matanzas.
Comprueba la ubicación de San Miguel de los Baños en Google Maps.

Compartimos en Google+ un Álbum con fotos en alta resolución, de todos los lugares de San Miguel de los Baños que describimos en este artículo

Páginas relacionadas



Síguenos en las redes sociales de internet


Norfi Carrodeguas en Google+ Guía de Cuba en Facebook @Norfi Carrodeguas en Twitter NorfiPC en Pinterest

Buscar en este sitio

 
Inicio | Mapa del sitio | Sobre mí | RSS