NorfiPC
NorfiPC » Cuba » La Vía Blanca

La Vía Blanca, recorrido desde la Habana a Matanzas



Viaje turístico con los sitios de interés por donde pasa la más bella autopista cubana, detallando las playas, pueblos, ríos, valles y accidentes geográficos en todo su trayecto.
La Vía Blanca, recorrido desde la Habana a Matanzas
La Vía Blanca es una de las carreteras panorámicas de Cuba que vale la pena recorrer, porque nos muestra un paisaje bello y admirable en casi todo su trayecto y recorrido.
Es una moderna autovía que conecta la Ciudad de la Habana con Matanzas, bordeando toda la costa norte y hace posible el acceso no solo a la mencionada ciudad, sino también a numerosas playas, poblaciones y sitios de recreo situados en el litoral, a los que casi es imposible acceder de otra forma.
Esta enlazadas con otros viales que permiten llegar sin interrupción hasta la Playa Varadero.
En este artículo describimos todos los lugares por donde pasa y la zona que posee un gran atractivo paisajístico.



La Vía Blanca, historia y recorrido


La Vía Blanca se considera como la primera autopista construida en Cuba, aunque oficialmente está definida como una carretera interprovincial.
Su construcción comenzó en 1945, cuando se emprendieron varios proyectos incluidos en el Plan de Remodelación de La Habana o Plan Director, impulsados por el arquitecto y urbanista Pedro Martínez Inclán.
Consta de dos partes, una avenida que atraviesa la ciudad (se comenzó en 1945) y una autopista que se extiende hasta la ciudad de Matanzas (se comenzó en 1954).
Su nombre se debe a la gran cantidad de playas de arenas blancas a las que permite acceder.
La Vía Blanca es una complicada obra ingeniera que tuvo que sortear numerosos obstáculos como ríos, acantilados, abras y otros accidentes geográficos ya que en varios lugares las elevaciones de las Alturas Habana-Matanzas casi llegan hasta el mar.
No pudo ser terminada completamente hasta el 26 de septiembre de 1959, fecha en que se abrió al tránsito el Puente de Bacunayagua.
La carretera parte con 6 carriles desde la Rotonda de la Fuente Luminosa o de la Ciudad Deportiva, situada en la intersección de la avenida Boyeros con la Calle 26.
Inicio de la Vía Blanca en la Rotonda de la Ciudad Deportiva.
Inicio de la Vía Blanca en la Rotonda de la Ciudad Deportiva
Se dirige hacia el este pasando entre los municipios Cerro y Diez de Octubre.
Se estrecha considerablemente después de la calle Lacret y cruza la plazoleta de Agua Dulce.
A continuación bordea el norte de Luyanó, la zona industrial al sur del puerto, entronca con la Carretera Central cerca del Caballo Blanco, cruza el acceso a la Autopista Nacional, pasa entre Regla y Guanabacoa y atraviesa el reparto Vía Túnel, hasta cruzar la avenida Monumental.
A partir de ese punto se convierte en una autopista de cuatro carriles con anchos paseos, que bordea todo el litoral de la costa norte por 98 kilómetros, hasta llegar a Matanzas.



Alamar

A partir de la Vía Monumental donde comienza nuestro viaje hacia el este, nos encontramos a la izquierda con la ciudad de Alamar.
Es una pequeña ciudad perteneciente al municipio Habana de Este que posee más de 100 000 habitantes.
Alamar se compone de cientos de edificios de apartamentos hechos de prefabricado, creados por el movimiento de microbrigadas.
La actual ciudad se comenzó a construir en el año 1970, aprovechando una infraestructura urbanística creada a finales de los años 50, llamada el Residencial Alamar.

La Playa Bacuranao

Después de pasar los dos semáforos de Alamar, la Vía Blanca pasa sobre el puente del Rio Bacuranao.
A la izquierda se encuentra la playa del mismo nombre y el reparto Celimar.
A partir de ese momento desfilan una tras otras, las playas del este de la Habana.

La Playa Tarará

Tarará es una de las mejores playas de la costa norte.
Está situada en la zona este de la desembocadura del rio del mismo nombre.
Desde finales de los años 40 del siglo pasado se construyó allí una moderna urbanización privada con más de 500 viviendas, que aprovechaba los encantos de la playa.
Después de 1959 se convirtió en la Ciudad de los Estudiantes y en 1975 en el Campamento de Pioneros José Martí.
A partir de 1990 se usó como centro de recuperación para niños soviéticos afectados en la catástrofe de Chernóbil y desde el 2005 fue la sede de la Operación Milagro.
Actualmente funciona como una villa de alojamiento y recreación.
Desde la Vía Blanca se puede ver a la izquierda del rio, las instalaciones del antiguo Palacio de Pioneros.

Las Playas el Mégano y Santa María del Mar

200 metros después de la entrada a Tarará, la Vía Blanca cruza sobre el acceso a la playa el Mégano, una pequeña pero hermosa playa.
500 metros después pasa bajo el intercambio situado en Santa María Loma. La Avenida de las Banderas enlaza el pueblo de Barreras con la playa Santa María del Mar.
Santa María del Mar es una de las playas más populares del litoral, que ocupa casi 10 kilómetros del litoral.
Desde comienzos del siglo XX se crearon en la zona varios clubes privados y viviendas de veraneo.
Actualmente posee varios hoteles y villas turísticas.
Desde la Vía Blanca se puede ver una vista panorámica de la playa que se extiende hasta la desembocadura del Rio Itabo o Boca Ciega.

Las Playas Boca Ciega y Guanabo

Después de cruzar el puente sobre el Rio Itabo, la Vía Blanca cruza al norte de la Playa Boca Ciega, se aleja de la costa y se eleva gradualmente.
Un semáforo situado en el cruce de la antigua carretera de Justiz, marca el comienzo de la famosa Playa Guanabo.
Por esta antigua y estrecha carretera que nace en Guanabacoa, era que se podía acceder a las playas de la zona, antes de la construcción de la Vía Blanca.
Unos metros después a la derecha está el acceso al Mirador de Bellomonte, desde donde se puede disfrutar de una hermosa vista de Guanabo.
Más adelante se encuentra el enlace con la carretera que conduce a Campo Florido y la autopista cruza el Rio Guanabo, que separa esta playa de la Playa Veneciana.
A continuación toda el área a la izquierda la ocupa la Playa Brisas del Mar.
Finalmente la Vía Blanca de nuevo se acerca a la costa, en la zona del Rincón de Guanabo, un Área Protegida de Cuba, cruza el límite que separa las provincias de la Habana y Mayabeque y a partir de ahí corre de forma paralela al mar varios kilómetros.
Entre la carretera y el mar se extienden durante varios kilómetros las perforaciones de los campos de petróleo y se puede ver a la derecha una instalación de Energas (planta productora de gas).



Boca de Jaruco

10 kilómetros después de Guanabo, se encuentra Boca de Jaruco.
Se le llama así a la amplia desembocadura que ha formado el rio del mismo nombre y al poblado que se encuentra al oeste.
En la orilla de la costa se encuentran los restos de la Grada de construcción naval de Boca de Jaruco, un Monumento Nacional de Cuba.
Para cruzar el rio fue necesario crear uno de los puentes más largos de la Vía Blanca, desde el que se puede admirar una hermosa vista.
Este puente al igual que otros ha sido afectado por el tráfico de las pesadas tolvas de petróleo, para el que no fueron diseñados, por lo que es necesario reducir la velocidad al pasar sobre ellos.

La Jijira

Pocos kilómetros después de pasar Boca de Jaruco, se encuentra uno de los accidentes geográficos más hermosos de la costa norte, llamado La Jijira.
Es una zona del litoral con acantilados de más de 20 metros de altura, de una belleza impresionante y una vegetación original.
Los que se desvíen de la autopista y tomen los senderos que se dirigen hacia el mar, podrán admirarlo.
Foto del acantilado La Jijira, a orillas de la Vía Blanca. Al fondo la torre de la Termoeléctrica del Este, en Santa Cruz del Norte.
Foto del acantilado La Jijira, a orillas de la Vía Blanca



Santa Cruz del Norte

Después de la Jijira, la Vía Blanca pasa frente a la Termoeléctrica del Este de la Habana.
Es una central eléctrica creada en los años 80, con una capacidad de generación proyectada de 1000 MW, usando el petróleo que se extrae en pequeños pozos situados a la largo de la misma costa.
Inmediatamente después se encuentra el pueblo de pescadores de Santa Cruz del Norte, fundado en 1714.
A la derecha una carretera empinada sube hasta el poblado la Sierra, desde donde se admira un hermoso paisaje.
La autopista en ese punto se estrecha, para poder pasar entre el pueblo y la Sierra del Arzobispo, que forma parte de las estribaciones de las Alturas Habana - Matanzas hacia el sur.
La Vía Blanca en la salida de Santa Cruz del Norte. A la izquierda las elevaciones de la Sierra del Arzobispo.
La Vía Blanca en la salida de Santa Cruz del Norte
En la salida del pueblo se encuentra el enlace a la carretera que conduce al famoso y antiguo Central Azucarero Hershey, fundado en 1918 y paralizado desde el 2002.
Aunque se encuentra solo a 3 kilómetros a la derecha, en una meseta a 100 metros de altura, las elevaciones no permiten verlo.
Pocos metros después a la izquierda se pueden ver las instalaciones de la famosa fábrica de Ron Habana Club, antiguo Ron Bacardi, actualmente la ronera mayor del país.
Más adelante de nuevo la autopista se acerca la mar, después de pasar por la pequeña playa Rotilla.



La Playa Jibacoa y El Fraile

4.5 kilómetros después de Santa Cruz, la Vía Blanca pasa por detrás de la Playa El Fraile.
Debe su nombre a un peñasco de piedra caliza de más de 20 metros de altura, al que el mar le ha dado la forma caprichosa que asemeja un monje, con su capucha.
Inmediatamente después cruzamos el puente sobre el Rio Jibacoa y a la izquierda se puede ver la playa del mismo nombre.
Foto de la Playa Jibacoa y a lo lejos el Peñón del Fraile.
Foto de la Playa Jibacoa y a lo lejos el Peñón del Fraile
En el viejo espigón de hormigón que aun sobrevive, amarraban las embarcaciones en el siglo pasado para cargar azúcar que era extraída desde el interior del país por el rio.
Dicho lugar hace millones de años en el Pleistoceno, era una bahía de bolsa que medía 3 km de ancho por 3 de largo.
Jibacoa es una de las playas más hermosas de Cuba y se extiende hacia el este por más de 7 kilómetros, hasta la desembocadura del Rio Arroyo Bermejo.
Después de cruzar el puente de Jibacoa, la Vía Blanca se separa bastante de la costa, aunque existe una vía paralela que bordea el litoral y después se incorpora a la autopista, permitiendo recorrer las playas, bases de campismo y hoteles en la zona.
Lee mas información detallada sobre la Playa Jibacoa



Canasí

9 kilómetros después de Jibacoa, las torres de hormigón de la estructura de dos puentes inconclusos, nos indican que hemos llegado al Rio Canasí.
A la izquierda se puede ver el abra del Área Protegida Boca de Canasí, formada por el rio al desembocar. Un estrecho camino permite llegar hasta la desembocadura.
A la derecha de puede ver la torre del que fue el Central Azucarero Puerto Libre, fundado en 1858 y paralizado desde 1970.
La carretera a la derecha conduce hasta el antiguo y pintoresco poblado de Arcos de Canasí, distante 1 kilómetro. Al sur se puede ver en la distancia las elevaciones de la Sierra de Camarones.
A partir de allí encontraremos a la orilla de la autopista, varios vendedores de queso y plátanos ofreciendo su mercancía a los que circulan por la vía, casi una tradición.
Kilómetros después, al pasar el Rio Puerto Escondido, la autopista sube y pasa por el lado de una planta de Energas.
A la izquierda se encuentra el acceso a las base de campismo del litoral norte, que fueron muy famosas en los años 90 del siglo pasado, entre ellas Puerto Escondido, enclavada en una zona muy hermosa, pero prácticamente destruida a causa de las perforaciones de petróleo.

El Puente de Bacunayagua

Cerca del enlace a Puerto Escondido encontramos la obra ingeniera más vistosa de la Vía Blanca, el Puente de Bacunayagua que cruza el rio del mismo nombre.
Está considerado como una de las Siete Maravillas de la Ingeniería Civil y Arquitectura en Cuba.
Debido a la profundidad del abra creada por este rio en su paso hacia el mar, desde el puente se puede disfrutar de un maravilloso paisaje del norte de la provincia Mayabeque.
También a ambos lados hay miradores que facilitan la observación.
Foto de la Vía Blanca y el Puente de Bacunayagua desde el mirador.
Foto de la Vía Blanca y el Puente de Bacunayagua desde el mirador
Al sur se puede admirar parte del famoso Valle del Yumurí, el Pan de Matanzas (el punto más alto de esta provincia con 380 metros), la Loma del Palenque y la cadena de elevaciones de los Arcos de Canasí.
Lee mas información detallada sobre el Puente de Bacunayagua

La Ciudad de Matanzas

El Puente de Bacunayagua separa las provincias de Mayabeque y Matanzas.
2.5 kilómetros después de esta obra a la izquierda se encuentra el acceso que conduce a la Villa Bacunayagua situada en la desembocadura del rio.
Más adelante una estrecha carretera a la derecha atraviesa el Valle de Yumurí y termina en la carretera de Matanzas a Corral Nuevo.
La Vía Blanca continúa serpenteando a través de las elevaciones hasta llegar a la bahía de Matanzas.
En las orillas florecen en los meses de invierno muchas orquídeas silvestres del genero Bletia, conocidas popularmente como Orquídeas de la autopista.
Orquídeas silvestres en las orillas de la Vía Blanca.
Orquídeas silvestres en las orillas de la Vía Blanca
Pasa cerca de las instalaciones industriales del puerto, del antiguo Castillo de San Carlos y San Severino y penetra a la ciudad de Matanzas, llamada la "Atenas de Cuba", por el barrio de Versalles.
La Vía Blanca termina oficialmente en este punto.
A partir de ahí se extiende una ampliación de la vía por el este y norte de la ciudad, para facilitar el acceso hacia la Playa Varadero.
La vía sigue por el Paseo de Martí, cruza el Rio Yumurí por el Puente la Concordia y conecta con el Viaducto, obra ingeniera que cruza el Rio San Juan y bordea la bahía.
Esta obra fue creada sobre el mar para viabilizar el tránsito y salvar la popular Playa El Tenis.
A continuación la vía entronca con la ampliación de la Carretera Central que atraviesa la ciudad y se desvía a la izquierda en el Parque de Peñas Altas.
A continuación bordea la zona norte, pasa cerca de la Playa Buey Baca, frente a la Universidad de Matanzas, hasta llegar al Puente Antonio Guiteras, creado en 1951 que cruza el Rio Canímar.
Es el puente más complejo después del Bacunayagua.
A partir de ese punto es que comienza la Autopista a Varadero de 4 carriles y con un separador central, que se extiende por 35 km hasta esta playa.
Para facilitar el cálculo de la distancia, las señales que indican los kilómetros recorridos siguen sin interrupción, con el conteo desde la Habana.

Páginas relacionadas



Comparte esta página




Sígueme en las redes sociales


Sígueme en Google Plus Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Sígueme en Pinterest





 
Inicio | Mapa del sitio | Sobre mí | RSS | Buscar