NorfiPC
NorfiPC » Cuba » Las Cuevas de la Charca

Las Cuevas de la Charca, ubicación, descripción y fotos



Dibujos y pinturas rupestres en la Cueva del Muerto, la Jía y la del Aguacate, en la Región Pictográfica de Guara, sitio de interés espeleológico y arqueológico al norte de Melena del Sur. Historia, descubrimiento e investigaciones. Localización y sitios de interés cercanos.
Entrada a la Cueva del Muerto, la más conocida de las Cuevas de la Charca. En la foto el guía local.
Las Cuevas de la Charca, ubicación, descripción y fotos
Compartimos sobre interesantes sitios espeleológicos y arqueológicos al norte de Melena del Sur, que forman parte de nuestro patrimonio histórico y cultural y sobre los cuales no existe suficiente información en la red.
Son cuatro espeluncas, La Cueva de la Charca, La Cueva del Muerto, La Cueva de la Jía (incluyendo la Cueva de los Matojos y la Cueva del Toro) y La Cueva del Aguacate, pertenecientes todas a la llamada Región Pictográfica de Guara, hoy conocidas simplemente como Las Cuevas de la Charca.
Son visitadas por todos los que se sienten atraídos por nuestra naturaleza e historia, porque fueron habitadas por los antiguos habitantes de Cuba, por cimarrones y hasta sirvieron de refugio seguro en las Guerras de Independencia.
Además atraen por las pinturas rupestres en sus paredes y son famosas por los rituales religiosos que se celebran anualmente en una de ellas.
Tres de las cuevas (las que poseen pinturas rupestres), fueron declaradas en 1989 Monumento Local.



Ubicación de las Cuevas de la Charca


Las cuatro cuevas que describimos en este artículo se encuentran situadas 7 kilómetros al norte del pueblo de Melena del Sur, en el antiguo Barrio del Navío, zona que en el pasado perteneció a este municipio, aunque desde la división administrativa de 1976 pertenece a San José de las Lajas.
Están situadas a pocos metros de la carretera de la Ruda a Flor de Mayo, al norte del actual batey de La Charca, de la que tomaron su nombre.
Diagrama creado por el autor con la ubicación de las Cuevas de la Charca y los lugares de interés cercanos. Ver a mayor tamaño
Ubicación de las Cuevas de la Charca


Esta carretera bordea el sur de una cadena de pequeñas elevaciones, pertenecientes a las Alturas de Bejucal Madruga Coliseo.
La Región Pictográfica mencionada se encuentra en la ladera sur de la Loma de Juan Delgado, en un terreno carsico que favorece la aparición de grietas, grutas y cavernas.
Estas cuevas están formadas de pequeñas dolinas, formadas por la disolución parcial del techo de la cueva y su desplome final. Su fondo está cubierto de tierras rojas.



La Cueva de la Charca


La primera de las cuatro cuevas, la más cercana a la carretera, es llamada simplemente "Cueva de la Charca".
Se encuentra 70 metros al este de la carretera y se accede por un estrecho sendero, que comienza cerca de la bodeguita de la zona.
Explorando la Cueva de la Charca
No posee pictografías, aunque se ha encontrado evidencias arqueológicas que indican que fue habitada por aborígenes en el pasado.



La Cueva del Muerto


Esta es la más famosa y la más visitada de las Cuevas de la Charca.
Se encuentra situada a 400 metros al este de la carretera y se puede acceder por un sendero como se puede comprobar en el mapa, aunque también existe otro camino un poco más largo por el que se accede desde el sur.
Su ubicación exacta es 22 51' 6.26" N, 82 10' 1.7" W.
Ver La Cueva del Muerto en Google Maps.
Su salón principal a cuatro metros bajo la superficie, es espacioso, con varias pequeñas galerías de origen freático y una claraboya en su parte superior.
Toma su nombre por antiguos restos humanos encontrados en su interior, que pertenecen a individuos de raza aborigen.
Desde la boca de la cueva se puede ver una cruz blanca de más de 2 metros de largo, dibujada en su piso, la cual es creada por participantes de ceremonias religiosas que se celebran en este lugar cada 3 de mayo, Día de la Cruz de Mayo. El diciembre la cueva también es sede de celebraciones religiosas de la Santería Cubana.

Pictografías en la Cueva del Muerto

En esta cueva existen nueve pictografías o conjunto de ellas, que se encuentran en la dolina a la derecha de la entrada principal.
Consisten en figuras rediformes que representan círculos dobles, con una cruz en el interior, una serie de cuatro círculos concéntricos y dos figuras antropomorfas. Al lado de una de ellas dos figuras alargadas con varias líneas horizontales semejantes a pinitos o coníferas. Bajo ellas líneas horizontales parecen representar una corriente de agua.
Pictografías en la Cueva del Muerto creadas por aborígenes cubanos, sus antiguos pobladores.
Pictografías en la Cueva del Muerto
La fecha de las pinturas esta por precisar, cuando se obtenga los resultados de la prueba de carbono hecha a los pigmentos, por los especialistas.
Desgraciadamente abundan las pinturas e inscripciones recientes, hechas por visitantes recientes.
A un lado de la cueva se emerge un ficus que proporciona sombra y en su mismo frente un cocotero con una vara para tumbar sus frutos, los que deseen beber su agua fresca.
Desde la entrada de la Cueva se puede ver en dirección sur sureste las torres del antiguo Central Azucarero Merceditas, distante 5 kilómetros.



La Cueva de la Jía, del Matojos o del Toro


200 metros al nordeste de la Cueva del Muerto, en la pared de un farallón de 4 metros de altura, se encuentran cuatro dolinas de derrumbe con entradas independientes, que en realidad forman una sola espelunca (en latín cueva).
Se le conoce con varios nombres.

La Cueva de la Jía

La Cueva de la Jía fue bautizada así por el geógrafo Antonio Núñez Jiménez en una visita a la gruta, por la existencia en su entrada de un árbol de Jía (Adelia ricinella).
Está formada por un salón de unos siete metros de ancho y seis de fondo, con tres pequeñas claraboyas en el techo y con formaciones campaniformes.
En ella existe una sola pictografía, del tipo rediforme.

La Cueva de los Matojos

La Cueva de los Matojos es pequeña y conduce directamente al Salón de Las Pinturas.
Allí puede verse un mural con cinco pictografías con escenas de caza.
Aparecen dos figuras antropomorfas una de las cuales blande en su mano un arco cuya cuerda parece estar distendida, se ve una flecha, un ave en vuelo y en la parte inferior tres líneas horizontales parecen representar un rio.

La Cueva del Toro

Sobre una pared a 1.10 metros de altura se ven dos escenas, la superior está constituida por una figura antropomorfa, con un palo o macana en su brazo derecho, a la derecha una curiosa pictografía, semejante a huesos cruzados y que da la impresión de una conífera, más a la derecha tres líneas horizontales.
La escena inferior está formada por dos figuras antropomorfas con macanas en su brazos entre las cuales se encuentra un gran animal de perfil que parece un toro, con las patas delanteras ligeramente levantadas, como en ademán de saltar.
Muy cerca de estas figuras se encuentra una pequeña flecha y en el borde opuesto de la dolina, una pictografía formada por diecisiete círculos concéntricos negros.

La Cueva del Aguacate


Formada por una galería muy baja con estalactitas y columnas.
Sus 7 pictografías, como las anteriores, representan cazadores estilizados, cuadrúpedos de gran tamaño también estilizados, líneas horizontales y círculos concéntricos.



Historia, descubrimiento e investigaciones en las Cuevas de la Charca


Las Cuevas de la Charca, aunque son conocidas por los habitantes de la zona desde hace más de tres siglos, fueron dadas a conocer a la comunidad espeleológica en 1947, por los investigadores Ramón Dacal, Armando Rivas y Oscar Arredondo.
En ese entonces se encontraron en ellas restos humanos, muestras de cerámica y calderos de hierro de la etapa colonial.
En 1974 fueron visitadas por el grupo de aficionados a las ciencias de Batabanó, quienes reportaron la existencia de varias pictografías.
Esto motivo el inicio de estudios sistemáticos y de excavaciones arqueológicas, incluyendo la visita del geógrafo Antonio Núñez Jiménez, quien describió y nombró las grutas, dándole el nombre a la zona de Región Pictográfica de Guara.
A partir del 2012 se han realizado cuatro expediciones científicas encabezadas por Roger Arrazcaeta Delgado, Director del Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la Ciudad y Jorge F. Garcell Domínguez, del Consejo Nacional del Patrimonio Cultural, entre otros especialistas.
En las excavaciones se encontraron varios entierros humanos, entre ellos dos esqueletos fechados entre mediados y finales del siglo XIX, además restos humanos dispersos, pertenecientes probablemente a entierros aborígenes anteriores.
Enterramiento hallado en la Cueva de los Muertos en campañas de excavación. Los restos de raza aborigen están fechados de mediados del siglo XIX. Esto indica que cuando ya existía Melena del Sur e incluso el Central Merceditas a pocos kilómetros, aun la cueva estaba habitada por indígenas cubanos.
Enterramiento hallado en la Cueva de los Muertos
También se encontraron objetos como puntas de flecha de sílex destinadas a la caza de animales pequeños y piezas con bordes filosos presumiblemente utilizadas para cortar carnes y pieles.
Además por primera vez en la región, cerámica decorada de indudable filiación indígena.
Todo indica que el lugar pudo estar ocupado por el hombre, desde cerca de 3 000 años atrás.
Como resumen de las investigaciones, estos últimos investigadores publicaron en el 2015 el libro: "Las cuevas de las Charcas. Arte rupestre en Mayabeque".
En él se exponen al lector elementos de las pictografías halladas en las cuevas y el significado de algunas de ellas, rompiendo con la mirada monotemática hacia las imágenes de "cuadrúpedos con cuernos".
También se enuncia la hipótesis sobre sus posibles creadores, refutando anteriores teorías de grupos aborígenes precolombinos o de negros esclavos apalencados en la zona.
Según la opinión de estos especialistas, los autores de las pictografías o dibujos son los aborígenes del llamado "Pueblo Indio de Guanabacoa", una reserva establecida por los conquistadores españoles en 1554, después de que el rey de la metrópoli les concedió la libertad.
En ese entonces la zona donde se hallan las cuevas, pertenecía al Corral Rio Bayamo o Rio Cañas, un área agreste de tres leguas de diámetro, donde los pocos siboneyes sobrevivientes a la encomienda fueron obligados a vivir durante siglos.
Esta zona se mantuvo en propiedad de los indígenas hasta bien entrado el siglo XIX.



Sitios de interés cercanos a las Cuevas de la Charca


En el diagrama creado por el autor para esta página y en el Mapa de Melena del Sur, se puede comprobar los lugares de interés cercanos a las Cuevas de la Charca.

La Lima

Cerca de las Cuevas se encuentra el Campamento de Pioneros Exploradores "Jorge L. Mesa Romero", situado en el lugar conocido como "La Lima", casi en la cima de la Loma de Juan Delgado, a 156 metros de altura.
Fue creado usando la estructura de una antigua escuelita rural, creada en los años 60 del siglo pasado y es un Monumento Local.
Campamento de Pioneros Exploradores en La Lima, un Monumento Local.
Campamento de Pioneros Exploradores en La Lima
Desde allí se puede admirar un hermoso paisaje de toda la zona a alrededor.

La Cuevas de Maguan

En la pared de un farallón cársico, 1 kilómetro al este de la Charca, se encuentran las impresionantes Cuevas de Maguan, utilizadas por una unidad militar.

El Rio Coco

Al norte de las Cuevas de la Charca, se encuentra el Rio Coco, lugar silvestre de recreación de los habitantes del lugar, que aprovechan las aguas de un arroyo que nace en un manantial entre el lomerío.

Créditos
La foto del entierro aborigen fue tomada de la publicación "Región Pictográfica de Guara: nuevos secretos develados", de la revista Cuba Arqueológica, núm. 1 2015.

Páginas relacionadas



Comparte esta página




Sígueme en las redes sociales


Sígueme en Google Plus Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Sígueme en Pinterest





 
Inicio | Mapa del sitio | Sobre mí | RSS | Buscar